La movilidad autómata y eléctrica, fiebre de la auto conducción

Comparte

Desde la invención del primer vehículo de combustión interna en 1864 hasta nuestros días, el automóvil figura entre los productos de mayor consumo y avance continuo. La proyección en la actualidad consiste en sustituir su fuente principal de energía a base de los derivados del petróleo por energías amigables con el entorno.

El interés de la sociedad por los vehículos eléctricos inició a principios de 1990. Seguido de los efectos negativos al medio ambiente y el aumento progresivo de los costos de la gasolina, motivó a los fabricantes automotrices a promover como alternativa los vehículos eléctricos. Los cuales prevén una solución viable para los sustitutos del petróleo.

En algunos países de Europa se utiliza el concepto de estaciones públicas denominados “Park & Charge”, para cargar los vehículos eléctricos y a un precio asequible. Una prueba superada por las casas fabricantes de automóviles, en especial tras compra masiva de vehículos eléctricos producto de la introducción al mercado del Nissan Leaf y Chevrolet Volt en 2010.

La incorporación de tecnología en la automotriz ha jugado un rol preponderante. Para el 2014, Google lanzó el primer prototipo de auto automático, el cual tenía permitido circular por las calles de California.

Seguido de la compañía automotriz Volvo, cuyo proyecto “Drive me” de conducción semiautónoma en vías transitables, cuenta con el respaldo del gobierno sueco. Según detalles ofrecidos en su portal web oficial, los Volvo de conducción semiautónoma ya circulan por las carreteras de Suecia y, en el año 2017, los primeros clientes reales empezarán a usar 100 modelos piloto por vías públicas, en lo que será el primer proyecto mundial a gran escala de conducción semiautónoma. Además de promover un viaje seguro, simplificar y mejorar la vida de los usuarios, promete reducir hasta un 50% menos en combustible.

Las casas de automóviles de Nissan, BMW, General Motors y Ford presentaron su propuesta para la creación de coches autónomos con proyección en los próximos cinco años, reduciendo las expectativas y abriendo la brecha a nuevos modelos de otros fabricantes. En el caso de Ford, su propuesta para los coches autónomos se caracteriza por no incluir volante ni pedales en su estructura y estará en el mercado para el 2021.

La compañía estadounidense Tesla, lanzó varios modelos, entre las novedades para el 2018 figura Tesla Model 3, el cual se perfila para comandar la revolución eléctrica en el sector automotriz, cuya versión solo está disponible en batería de largo alcance y con el paquete interior premium, lo que aumentará el precio del vehículo.

Como parte de la plataforma publicitaria para el lanzamiento de los modelos para el 2018, la compañía lanzó un modelo de prueba tipo Tesla Roabster al espacio, a través de la plataforma de la NAZA del cohete del Falcón Heavy.

Según una encuesta realizada por el Observatorio Cetelem 2016 sobre la realidad presente y futura del coche conectado, y según las respuestas obtenidas, los conductores esperan este tipo de vehículo. Para el 73% de las personas consultadas, el coche conectado es simplemente el coche ideal, sinónimo de progreso en materia de confort (83%), de ahorro de tiempo (81%) y de seguridad (77%).

La libre circulación de coches autónomos supone cambios significativos en la vida de los seres humanos, debido a como los conductores interactúan con el tráfico, la manera de interpretar las vías de acceso y carreteras. El reto en la actualidad de los fabricantes automotrices es lograr que los coches puedan circular sin la necesidad de un conductor al volante, sin que esto afecte al tránsito regular teniendo en cuenta que un vehículo autómata mantiene su característica principal; una máquina al volante.


Comparte

Tweets