La relación laboral manteniendo un vínculo efectivo con los compañeros

Comparte

En el ambiente laboral no todo es color rosa, lo ideal es, mantener la armonía con los compañeros de labores.

Desde que se inicia la vida en sociedad, se cultivan las relaciones interpersonales. Se trata de tener amigos o conocidos que tengan intereses en común o simplemente agradar a esa persona. Esto mismo pasa en un empleo, siempre procurando un ambiente agradable.

De las 24 horas que tiene el día, en muchas ocasiones, son ocho las que se dedican al trabajo, esto permite que exista un contacto directo con los colegas y demás miembros de la empresa. Por esta razón, para que la jornada no se haga más agotadora, es importante que haya armonía, por lo menos, entre los empleados que comparten un mismo espacio.

¿Las cosas no funcionan bien en el trabajo? ¿Ha cambiado tu rendimiento? Puede ser que la relación entre los compañeros de labores se haya complicado. Aunque en muchas ocasiones no se le presta atención, si no hay un buen trato en la oficina,` el rendimiento también se verá afectado.

La falta de una relación laboral da como resultado que el o los empleados no tengan el rendimiento que la institución necesita. Además, existen casos de personas que han decidido renunciar de un trabajo porque el ambiente se tornó incómodo y poco motivador.

En este problema, es necesario que desde la dirección de Recursos Humanos se fomenten ambientes positivos, que incentiven la productividad y la creatividad.

La creación y desarrollo de proyectos colaborativos y los foros entre empleados de una misma área, ayudan a que se establezcan vínculos laborales, que hacen que el trabajador se sienta valorado y que sus aportes son escuchados.

El jefe es la figura de superioridad, pero en lugar de causar miedo a los empleados, debe ser un apoyo. No es que sea el súper amigo, pero debe dar la sensación de cercanía. Como líder del equipo no solo debe mandar.

Para que el regente influya en un buen ambiente laboral, debe compartir con sus colaboradores, evitar participar en las actividades de los empleados puede quebrar la armonía entre él y los demás miembros del departamento que dirige.

No debe creerse superior a los demás, es cierto que por algo es el jefe, puede que tenga más experiencia y capacidades que los otros, pero debe dar la oportunidad a sus empleados de emitir juicios y opiniones sobre determinado tema.

El director que motiva y despierta pasiones por la empresa es el ideal para cualquier empleado y empresa. No es solo que presione, es que ayude a sus colaboradores a crecer y creer en sí mismos.

Consejos para mantener la relación laboral

A pesar de que no todos están en disposición de hacer amigos en su trabajo, se recomienda evitar ser arrogantes y conflictivos, ya que esta actitud solo hace que el entorno se vuelva hostil.

Cuando se quiere establecer una relación laboral es preciso que las personas sean amables y sepan escuchar. No es ser el psicólogo personal de alguien, pero es interesante que puedas ser un apoyo para sus compañeros.

Si hablan contigo puedes escuchar lo que dicen y tratar ofrecer una respuesta alentadora. Ten pendiente que duras más de ocho horas con ellos. Es normal que alguien comparta sus problemas, puede ser para buscar ayuda o simplemente por desahogarse.

Pero nunca utilices esta confianza de forma negativa, no difundas las intimidades de los demás. Evita el chisme o cotilleo, sólo lograrás satisfacer los intereses de un grupo por unos minutos y la desconfianza permanente de tus compañeros.

Estos comentarios no van a sumar nada positivo a tu imagen y no importará que seas un gran profesional. Siempre sé respetuoso con tus compañeros, así no tendrás riñas ni disgustos que creen hostilidad.

Trata de conocer a las personas que son tus compañeros. Esto te guiará con el trato que debes darle, además, podrás saber qué cosas tienen en común y sobre qué hablar cuando tengan un tiempo libre.

No todos se van a ganar tu admiración y tampoco vas a estar echando rosas a todo el mundo, pero no debes ir por todas las oficinas hablando mal de la persona que no es de tu agrado. En lugar de eso, trata de poner los puntos claros, no se van a convertir en los mejores amigos, pero limitarán los disgustos.

La actitud con la que llegues al trabajo va a definir cómo será tu día. Por eso, mantente positivo, aunque estés pasando cosas por un mal momento.

Las críticas siempre darán soluciones a problemas o puntos a mejorar, cuando se comente sobre el trabajo que realizas sé receptivo y analiza todo lo que te han dicho. Sí, no es fácil recibir con una sonrisa un resumen negativo de lo que has hecho, pero si te enfocas en lo que realmente te interesa, podrás encontrar ideas para perfeccionar lo que haces.

Lo más importante es que sepas ser agradecido y valores tu trabajo, cuando tienes esto podrás sobrellevar cualquier problema. Decir “gracias” sinceramente puede cambiar todo, ya sea por una ayuda o por un comentario. Permite que el trabajo forme parte de tu vida, sin cambiar quien eres.


Comparte

Tweets