Deportes extremos

Comparte

Si bien es cierto que practicar deporte le aporta bienestar al cuerpo y la mente, no es menos cierto que hay deportes que simbolizan un gran riesgo para el cuerpo, llegando a parecer ante los ojos de algunos, que quienes los practican han de estar “locos” o son personas con habilidades extraordinarias. La verdad es que nadie se queda indiferente al momento de ver a algún deportista practicando aquella disciplina extrema a la que se dedica, ya sea de hobbie o profesión.

Un elemento indispensable para realizar cualquier deporte extremo, además de poseer una buena condición física (en la mayoría de los casos), es tener la valentía suficiente para llevar a cabo estas actividades que poseen un alto nivel de riesgo.

Se refiere a deporte extremo, cuando se habla de una disciplina o actividad, ya sea de ocio o profesional, no habitual, y que debido a sus circunstancias especiales implícitas, como el peligro y la dificultad, se le considera extremo.

Todos los deportes extremos coinciden en que debe darse en ellos un nivel de peligrosidad, el cual está ligado a la forma en la que estas disciplinas se practican, sin limitarse a un área, medio o lugar. Hay deportes de riesgos que pueden realizarse en tierra, agua o aire.

Esta es una lista de deportes de riesgo, donde se puede disfrutar de una alta dosis de adrenalina:

– BMX: este deporte, considerado una disciplina olímpica desde el año 2008, surge como una modalidad acrobática del ciclismo y consiste en realizar piruetas con la bicicleta, ya sea durante una carrera, en rampas, obstáculos o superficies lisas.

– Parkour: es una actividad física, creada en Francia en el año 1980, centrada en la capacidad motriz que tiene el individuo, desarrollada a partir del método natural. Su objetivo es trasladarse de un punto a otro en un entorno, de la manera más útil y eficiente posible, adaptándose a las exigencias del mismo, con la sola ayuda de su cuerpo.

– Paracaidismo: es una técnica de lanzamiento de seres humanos u objetos desde cierta altura usando un paracaídas para amortiguar el impacto del aterrizaje. El primer paracaídas exitoso fue construido en 1783. Actualmente la disciplina deportiva consta de 2 modalidades; caída libre y el vuelo con paracaídas.

– Parapente: este deporte surge a finales del Siglo XX cuando un grupo de montañistas quiso bajar volando en paracaídas de la cima de la montaña que habían escalado. Es una forma de vuelo libre con el que se puede llegar a alcanzar distancias de más de 100 kilómetros utilizando un planeador ligero y flexible.

– Puenting o Bungee Jumping: consiste en saltar desde muchos metros de altura, con los pies o alguna otra parte del cuerpo, sujetados a una cuerda elástica, la cual está atada al punto base de partida del salto. Tras el lanzamiento, se origina un rebote y la persona queda colgada bocabajo mientras se produce un péndulo con la cuerda, el cuerpo y la fuerza de la caída.

– Rafting, descenso de ríos o balsismo: es una actividad deportiva y recreativa que consiste en recorrer el cauce de ríos en la dirección de la corriente (río abajo), por lo general sobre algún tipo de embarcación o balsa. Cuando el recorrido se realiza por aguas bravas, con remolinos, olas y grandes cascadas, se le llama: Rafting extremo.

– Street Luge: este deporte se realiza deslizándose por carreteras con muchas curvas y gran pendiente, subido encima de una especie de tabla de skateboard ligeramente más alargada y hecha de aluminio en la que viajan a apenas 5 centímetros del suelo y alcanzan velocidades de hasta 180km/h.

– Slackline: es una disciplina que consiste en practicar equilibrismo sobre una cinta plana normalmente de unos 5 cm de ancho, de Nylon o Poliéster, anclada a dos puntos fijos que suelen ser árboles. Esta cinta tiene la particularidad de que rebota y se balancea, lo cual hace más difícil lograr el equilibrio.

– Kitesurfing: es un deporte extremo de deslizamiento sobre el agua en el que el viento propulsa una cometa de tracción (kite, en inglés) unida al cuerpo mediante un arnés, para navegar sobre en una tabla (más pequeña que las de surf) sobre las olas, o realizar maniobras en el aire.

 

 


Comparte

Tweets